Contemplamos a México como quien contempla el mar: vitalidad vibrante, gradientes ambiguos y tesoros profundos. Y es con una curiosidad respetuosa que simplificamos su complejidad y riqueza en pequeñas ventanas de papel e hilo, que esperamos sean fuente y destino de inspiración para las más delirantes exploraciones. Porque amar el arte es amar México, su herencia, sus leyendas y su folklore.